Aprenda a elegir las de mejor calidad. Tenemos una guía, que le enseñará todo lo que necesita saber acerca de cómo elegir y almacenar los cultivos de otoño.

Remolacha: Debe buscar las remolachas de menor tamaño, que sea firme y suave, sin arrugas en la piel. Cuando sea posible, trate de comprar los racimos de remolacha con cabo, y asegúrese de que las hojas sean de color verde brillante y nítidas. Cómo almacenar: Retirar las hojas verdes de la remolacha y almacenar por separado en bolsas de plástico, en el refrigerador hasta por una semana.

remolacha

Brócoli: Busque tallos de olor fresco. Evite los tallos con manchas marrones, de textura viscosa u hojas marchitas. Cómo almacenar: Guarde el brócoli en una bolsa de plástico, en el refrigerador por tres o cuatro días.

Berenjena: Debes buscar una textura muy firme, con un tallo verde y fresco. Evite los tallos secos o berenjenas con puntos blandos. Cómo almacenar: Las berenjenas se pueden dejar a temperatura ambiente, durante un máximo de dos días, momento en el que se deben refrigerar. No obstante, guárdelos en el refrigerador durante no más de unos pocos días.


Coles de Bruselas:
Las coles de Bruselas, deben ser de color verde brillante, hojas frescas y limpios tallos. Si puede, es mejor comprar los brotes individuales en vez de brotes preenvasados. Evitar brotes con un olor fuerte u hojas sueltas que han cambiado de color o manchado. Cómo almacenar: Las coles de Bruselas, se deben almacenar en una bolsa de plástico, en el refrigerador por tres o cuatro días.

Zanahorias: Elija las de colores brillantes. Evite que las zanahorias estén blandas, arrugadas o partidas. Cómo almacenar: Las zanahorias, se deben almacenar en un lugar fresco (el cajón de la nevera es ideal), por un máximo de tres semanas. Retire las hojas verdes antes de refrigerar.


Nabos:
Debe buscar nabos de colores brillantes con un anillo de color violeta en la parte superior, y asegúrese de que los verdes estén frescos. Evite los nabos que se han convertido en suaves o con hojas marchitas. Cómo almacenar: Retire los verdes y guárdelos limpios en una bolsa plástica, en la gaveta del refrigerador. Si opta por dejarlos fuera de la nevera, asegúrese de que estén en un lugar fresco y seco.


Apio:
Seleccione un apio con tallo con racimos, bien formados, que son de color verde claro y firme. Evite aquellos con hojas marchitas u hojas de color amarillento. Cómo almacenar: El apio sin lavar, se puede refrigerar en una bolsa de plástico, durante un máximo de una semana, en el cajón para verduras.


Col:
Busque una cabeza de col con hojas de color suave y brillante. Evite las coles con un tallo de color marrón o manchas descoloridas en las hojas. Cómo almacenar: Envolver la cabeza con plástico y refrigerar hasta dos semanas en el cajón para verduras.


Coliflor:
Selecciónelo con floretes apretadas, blancas brillantes y hojas verdes. Evite los que tienen un tono amarillo o con cualquier mancha oscura. Cómo almacenar: Guárdela en una bolsa de plástico en el cajón para verduras.


Acelga:
Elija acelgas que tengan tallos crujientes y firmes con  hojas brillantes. Cómo almacenar: Envuelto en plástico, las hojas pueden ser refrigeradas por dos días.

Patatas: No importa la variedad, seleccione las que son firmas, que se sientan pesadas para su tamaño y están libres de defectos o puntos débiles. Cómo almacenar: Las patatas tendrán una duración de varias semanas en un lugar fresco y oscuro. Evite almacenarlas cerca de las cebollas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *