La ictericia infantil es una decoloración amarillenta en la piel y los ojos de un bebé recién nacido. La condición se debe a que la sangre del bebé contiene un exceso de bilirrubina, un pigmento de color amarillo de los glóbulos rojos.

ictericia-infantil
La ictericia infantil es una condición común, especialmente en los bebés nacidos antes de las 38 semanas de gestación (bebés prematuros) y los bebés alimentados con leche materna. Por lo general se debe a que el hígado del bebé no es lo suficientemente maduro para deshacerse de la bilirrubina circulante en el torrente sanguíneo. En algunos casos, una enfermedad subyacente puede causarla.

El tratamiento a menudo no es necesario, y la mayoría de los casos que necesitan tratamiento responden bien a la terapia no invasiva. Aunque las complicaciones son poco frecuentes, la ictericia neonatal severa o mal tratada puede causar daño cerebral.

La mayoría de los hospitales tienen una política de control de un bebé para la ictericia antes de ser dado en alta.
El niño debería ser revisado por ictericia cuando se encontrara dentro de los tres y siete días de edad, cuando los niveles de bilirrubina alcanzan su pico máximo. Por lo tanto, si el bebé fuera a ser dado de alta antes de 72 horas después del nacimiento, sus padres o cuidadores deberían tener una cita de seguimiento para comprobar si la ictericia ha desaparecido dentro de los dos días desde otorgado el alta.
Si el bebé tiene ictericia, el médico juzgará la probabilidad de que la ictericia sea severa sobre la base de una serie de factores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *