El ajo es uno de los remedios naturales que se lleva usando toda la vida para luchar contra diversos tipos de infecciones y los resfriados. En realidad es capaz de atacar a muchas bacterias y virus y puede resultar efectivo también contra la gripe.

ajoss

Puede parecer una curiosidad pero en Rusia el ajo se conoce a nivel popular como ‘la penicilina rusa’ por sus propiedades prácticamente consideradas como antibióticas. Y no es un mito digno de ‘remedios de la abuela’. Muchos estudios científicos han confirmado las propiedades terapéuticas del ajo, especialmente gracias a su alto contenido en Alicina.

Aunque hay que destacar que el ajo es bueno para ayudar a tratar cualquier tipo de infección queremos destacar su especial acción contra los resfriados ya que purifica las mucosas de los pulmones, nariz y garganta manteniéndolos libres de gérmenes. De hecho muchas personas cuando se sienten resfriadas o que están incubando una gripe lo primero que hacen es tomar trocitos de ajo a lo largo del día como si fueran pastillas.

Aunque  siempre es mejor tomar el ajo al natural como cualquier alimento hay que decir que las personas a las que no se les sienta bien a nivel digestivo pueden encontrar una solución en los comprimidos y pastillas de ajo que se encuentran hoy en día fácilmente en el mercado y que evitan, incluso, el típico y molesto olor a ajo. ¡Muy prácticas para aquellas personas que tienen un sistema inmune débil y que van a tomar ajo una buena temporada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *