Casi a diario nos encontramos en los medios de comunicación distintos avances en el campo de la sanidad, algunos de aplicación inmediata y otros son pequeños pasos hacia un objetivo más grande. Estos avances han logrado que enfermedades que hasta hace poco eran letales (viruela, tifus, tuberculosis, lepra, etc) hoy sean desconocidas para el gran público. Sin embargo, la innovación no debe limitarse a los aspectos científicos sino que debe alcanzar también a otros muchos aspectos, y, entre ellos, a la gestión de los recursos sanitarios. Todos los avances científicos deben llegar a la población que los necesita y cuando los necesiten, sin tener que soportar meses de espera para poder consultar a un especialista o para realizarse una prueba diagnóstica. Innovar en sanidad es mucho más

bonomedico

Innovar es avanzar en igualdad: la sociedad debe permitir la igualdad de todas las personas sin discriminación por motivos económicos, por edad o por razones de salud, práctica habitual de los seguros privados de salud. No existe innovación si se paga más por ser mayor, o por haber padecido enfermedades anteriormente.

Sin embargo, sí existe innovación, avanzando en la igualdad, cuando estos factores (salud previa, edad o motivos económicos) no discriminan en el acceso a la sanidad privada, no penalizan el disfrutar de estos servicios.  Cuando se consigue llegar a la mayoría de los que necesitan o quieren disfrutar de los servicios médicos de la sanidad, de una manera sencilla, sin burocracia, sin largos procesos de altas ni de bajas. Sin obligaciones innecesarias como periodos de permanencia, plazos de carencia, cuotas o penalizaciones.

Este es el camino iniciado por BonoMédico (www.bonomedico.es) que ha reinventado el acceso a la sanidad privada en toda España ofreciendo un cuadro médico de más de 2500 especialistas por sólo 39€ por cada consulta. Se paga sólo por lo que se necesita, cuando se acude al especialista, y nada más, sin cuotas, sin altas ni bajas, sin permanencias. Se han adherido a este proyecto numerosos centros y profesionales ofertando un precio mucho más bajo de sólo 39€ por consulta frente al precio medio de 120 € por este mismo servicio. Se han eliminado las discriminaciones por edad, por razón de sexo, económicas y de salud (sin limitaciones por enfermedades previas). También se han eliminado la burocracia y el papeleo, sólo hay que entrar en la web, elegir un especialista e imprimir el bono médico que se entrega en consulta, así de fácil. No hay que pagar más por lo mismo, eso es innovar en el acceso a la sanidad privada.

3 comentarios

  1. Juan Vicente

    31 octubre, 2013 a 19:42

    ¿Y por qué tenemos que pagar cuando ya tenemos una Sanidad de calidad en España?

  2. eb7ctx

    3 noviembre, 2013 a 13:18

    Me parece una autentica – canallada – pagar por un servicio que ya se paga – obligatoriamente – .Dejen que los trabajadores decidan si cubren la cuota en la S.S. ( que cada día se parecen mas a las primeras siglas alemanas) o page una cuota en la privada, pero NO, nunca en las dos.

  3. Antonio Martín

    8 noviembre, 2013 a 16:35

    A mi parece una opción razonable cuando la seguridad social me da cita para dos meses. Si necesito ir al médico ¿ qué hago pagar 100 euros o más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *