La intolerancia hereditaria a la fructosa es una afección frecuente y suele desencadenarse desde bebe a los pocos años ya que es pro un déficit de Aldolasa B.

Esta patología puede ser leve si se diagnostica a tiempo o puede complicarse y volverse mas grave si no se detecta rápido.

Las personas con intolerancia a la fructosa también lo son a la sacarosa y sorbitol edulcorantes muy usados en la industria alimenticia.

fructosa

Los síntomas a la intolerancia a la fructosa son:

-demasiado sueño

-vómitos

-dolor abdominal

-gases

-malestares luego de comer fruta o alimentos que contienen fructosa

-irritabilidad y cambios de humor

-convulsiones

-ictericia neonatal

-hipoglucemia

-deshidratación

-disfunción hepática

 

Alimentos que normalmente contienen fructosa, por lo que se deben evitar si en su etiqueta de composición no indica que es libre de fructosa:

– embutidos

– caramelos

– chicles

– golosinas y chocolates

-Algunas pastas de dientes

– conservas

– salsas y aderezos

– pates

– algunos tipos de galletas y bollería

– mermeladas

– miel

– algunos productos dietéticos

– cereales procesados y derivados

– helados

– leche condensada

– algunas leches de soja

– algunos panes y derivados

– algunos medicamentos como jarabes para niños

 

La eliminación de los alimentos que contienen altas cantidades de fructosa es la mejor forma de controlar esta afección.

Las personas con intolerancia a la fructosa aceptan mejor los alimentos cocinados que los crudos ya que por la cocción se pierde gran cantidad de fructosa.

Es importante que la persona vaya probando como se siente porque no todos reaccionan de la misma manera en especial con el consumo de frutas y verduras.

La dieta la diseñara en conjunto el medico con el paciente para poder lograr un equilibrio nutricional adecuado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *