Dolores abdominales, diarreas e hinchazón son los síntomas comunes de la alergia a las proteínas de la leche de vaca y de la intolerancia a la lactosa. Sólo en el primero de los casos las causas se deben a un mecanismo inmunológico. ¿Cómo diferenciar la intolerancia de la alergia alimenticia?

imgarticulo_t7_4328_2010813_103100

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es una incapacidad para digerir la lactosa por culpa de la ausencia o parte de una cantidad insuficiente de enzimas digestivas específicas: las lactasas.

Se debe saber que la lactosa es un azúcar que se encuentra exclusivamente en la leche de los mamíferos. Por eso las lactasas están presentes en los recién nacidos, para facilitar la digestión de su primer alimento, la leche materna. Después, a medida que la leche se va reemplazando por otros alimentos, la actividad de las lactasas disminuye.

Pero, en los seres humanos, el consumo de productos lácteos perdura, lo que tiene por efecto mantener las lactasas, y por ende la capacidad de digerir la leche hasta la edad adulta y durante el resto de la vida.

Por el contrario, cuando la actividad de las lactasas es insuficiente, la digestión de la lactosa se hace mal. Este azúcar se acumula en el intestino y provoca ciertos síntomas: diarreas, acidez, hinchazón, dolores abdominales.

El diagnóstico de intolerancia a la lactosa utiliza el test del hidrógeno expirado: se recoge aire expirado, antes y después de la ingestión de una dosis de lactosa. En caso de intolerancia, este aire expirado contiene hidrógeno por razón de la fermentación de la lactosa provocada por las bacterias que están en el colon.

Un test de provocación oral (reproducción de los síntomas por ingestión de una dosis de lactosa) permite confirmar el diagnóstico.

En caso de intolerancia a la lactosa

Es necesario disminuir y fraccionar las tomas de lactosa. La supresión total de los productos lácteos no se suele recomendar.

Normalmente se prescribe la ingesta de leche entera, en vez de leche desnatada, porque el vaciado gástrico debe hacerse progresivamente. Por la misma razón, es preferible consumir leche, al tiempo que se toman fibras alimenticias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *