Dentro del páncreas, las células beta producen la hormona insulina; con cada comida las células beta liberan insulina para ayudar al organismo a utilizar o almacenar la glucosa sanguínea que obtienen de los alimentos. En las personas que tienen diabetes tipo 1, el páncreas ya no fabrica más insulina. Las células beta han sido destruidas y la persona necesita inyectarse insulina para poder utilizar la glucosa de los alimentos. Las personas con diabetes tipo 2 sí producen insulina, pero el organismo no responde adecuadamente a esa hormona. Algunas personas con diabetes tipo 2 necesitan tomar medicamentos para la diabetes o inyectarse insulina para ayudar a sus organismos a que utilicen la glucosa para obtener energía.

Inyecciones-de-insulina

Teniendo en cuenta que la aplicación de la insulina se da de manera diaria y se inyecta tres o más veces al día, los especialistas recomiendan, para evitar que se formen abultamientos duros o depósitos de grasa, inyectarse en diferentes lugares todos los días, tratando de cambiar de lado en la misma área. Por ejemplo, si se inyecta en el muslo derecho la dosis de insulina de la mañana, realizarlo en el izquierdo al siguiente día. Se aconseja imaginar la zona de inyección como la carátula de un reloj, esto hará que se inyecte en diferentes zonas todos los días.

Si se inyecta 4 veces al día y todas las inyecciones las hace en su abdomen, imagine que es un reloj y las 12 se encuentran justamente debajo de ombligo. Ponga la primera inyección a las 12, su segunda inyección a la 1, la tercera inyección a las 2 y la cuarta inyección a las 3. No volverá a inyectarse a las 12 hasta dentro de 4 días lo que da tiempo para que el lugar descanse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *