El organismo cuenta con finos filamentos nerviosos, que por medio de diferentes redes, se conectan con el cerebro y, también, de la misma manera, con el iris. Así, de esta forma, puede entenderse que todo aquello que suceda en las distintas partes el cuerpo que ocasione dolor se vea reflejado en el iris.

Es por ello que existe la posibilidad de comprobar, a través de una profunda indagación del iris, cuales son las áreas y órganos del organismo que se encuentran  afectados, sea que se trate de una enfermedad específica o de un padecimiento doloroso.

La persona que deba efectuar el diagnóstico conseguirá de este modo, conocer de forma clara y precisa qué clase de patología está afectando a su paciente. En caso de que la sintomatología coincida con las expresiones, se podrá haber arribado a un diagnóstico certero.

Toda parte, órgano, que forma parte del cuerpo está reflejada en el iris, sin importar su tamaño ni la importancia de su función.

Al escrutar al iris con la ayuda de una lupa puede observarse cómo está constituido, sus líneas, sombras, colores, etc, lo que dará una perspectiva en cuanto a las enfermedades o padecimientos que pudieran estar  afectando al paciente.
El iris tiene relación directa con las estructuras superiores del cerebro, por medio de las cuales se transmite información respecto a cómo se encuentran los distintos órganos del cuerpo. Existen elementos probatorios y razonables que permiten comprobar que la Iridología no es sólo una teoría.

A pesar de ello, son muchos los que cuestionan la relación del cerebro y las enfermedades con el iris. Pero no tienen en cuenta que la medicina halopática reconoce que existen somatotopías, que son representaciones a distancia del organismo en los centros nerviosos o en otros puntos distintos.

También existen este tipo de reflejos en las plantas de los pies,  en el pabellón de las orejas, y en las manos, lo que han hecho surgir métodos terapéuticos altamente positivos como lo son la reflexología, la auriculoterapia, o la acupuntura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *