El colágeno es la proteína que forma las fibras de tejido conectivo en tejidos como la piel, ligamentos, cartílago, huesos y dientes. Asimismo actúa como una especie de “pegamento” intracelular que da apoyo, forma y consistencia a los vasos sanguíneos, huesos y órganos como el corazón, riñones e hígado. Tanto la vitamina C como los aminoácidos lisina y prolina, son esenciales para formación de un colágeno saludable. Además la L- lisina previene la digestión del colágeno bloqueando los lugares donde atacan las enzimas, haciendo de este nutriente un defensor crítico frente a la degradación del tejido conectivo; y toma parte en la absorción por parte del organismo del calcio, haciéndolo crucial para la salud de huesos y dientes.

31191707502_220x220_a

El Dr Matthias Rath en su libro “Por qué los animales no sufren infarto… y los hombres sí” de MR Publishing, afirma que la deficiencia de dichos nutrientes puede predisponer a la formación de lesiones en las arterias que conducen a su vez a la formación de placas ateroscleróticas, precursoras de patología cardíaca. Según Linus Pauling y Mathias Rath, la administración de lisina (preferiblemente acompañada de al menos 3 gramos de vitamina C por día) puede permitir reducir de manera significativa y relativamente rápida la placa de ateroma.

Por otra parte, algunos estudios muestran que los suplementos de lisina aceleran la recuperación y previenen la recurrencia de la infección herpética. Los beneficios parecen deberse principalmente a la capacidad de la lisina para antagonizar la arginina, que promueve el crecimiento del herpes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *