Cerca de 50 mil a 60 mil personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson cada año, según la Fundación Nacional de Parkinson. Los síntomas típicos incluyen temblores y problemas con el movimiento y la coordinación. No hay cura para la enfermedad, pero algunos medicamentos pueden hacer que los síntomas sean menos severos.

Un nuevo estudio pequeño encontró que las personas con enfermedad de Parkinson que tomaron píldoras de cafeína registraron mejoras leves pero perceptibles en los problemas del movimiento relacionados con la condición.

Aunque es pronto para afirmar que haga una diferencia importante en personas con Parkinson, la cafeína es segura, por lo que podría valer la pena para algunos pacientes con Parkinson avanzado y que tienen también problemas de sueño.

Para el nuevo estudio, los investigadores asignaron aleatoriamente a 61 personas con Parkinson y con un promedio de 65 años, a seis semanas de pastillas de cafeína o placebos libres de drogas. Los participantes en el grupo de cafeína tomaron 100 miligramos de ella al despertar y otra vez después de la comida para las tres primeras semanas y luego consumieron hasta 200 miligramos dos veces al día durante el resto del estudio.

En comparación, una taza de café normalmente tiene alrededor de 100 miligramos de cafeína y un refresco de 12 onzas tiene entre 30 y 50 miligramos. Después del período de estudio, las personas que tomaron cafeína no reportaron una clara mejoría en la somnolencia. Pero mejoraron en escala global de los síntomas del Parkinson, incluyendo las medidas de rigidez muscular y otros problemas de movimiento.

Como beneficio promedio se registró una disminución de cerca de cinco puntos en la escala de calificación de la enfermedad, según los hallazgos. Un paciente típico que ha tenido Parkinson durante unos cuantos años tendría una puntuación de 30 a 40. Aunque no sea una gran diferencia, un pequeño cambio puede tener un efecto real en la vida de las personas. El principal medicamento recetado para el Parkinson, la levodopa, tiene un beneficio de tres a cuatro veces mayor que el encontrado en las píldoras de cafeína.

Aproximadamente la mitad de los pacientes en ambos grupos tuvieron algún tipo de efectos secundarios debido a las pastillas de cafeína o placebo, con mayor frecuencia dolores de estómago. Las personas que consumen cafeína a lo largo de la vida tienen un menor riesgo de contraer Parkinson en primer lugar, pero eso no significa que el café, té o refrescos necesariamente tienen un efecto directo sobre la enfermedad y sus síntomas.

Podría ser que hay otras diferencias entre los bebedores de café y no bebedores que ponen a las personas en riesgo de contraer la enfermedad, o la gente que con un temprano Parkinson sin diagnosticar tienden a dejar de consumir cafeína. Pero por la forma en que la cafeína actúa sobre el cerebro y la relación de esas acciones a otras sustancias químicas involucradas en el Parkinson, es plausible que la cafeína podría estar jugando un papel en sí.

“Por el momento, parece que la cafeína podría ser útil para la enfermedad de Parkinson. Pero el tiempo y las nuevas investigaciones lo dirá. Mientras tanto, un poco más de cafeína probablemente no hará daño a las personas que padecen la enfermedad. Se recomienda de todos modos la consulta médica antes de comenzar a tomar las píldoras.

1 comentario

  1. Nieves

    26 noviembre, 2012 a 15:27

    Aunque no haga comentarios,me encanta vuestro Blog,nos enseñais muchas cosas. Esto de la cafeina me parece estupendo,a mi me encanta el Té,el problema que tampoco quiero abusar por miedo a la hipertensión,no la tengo alta,pero creo que a mi edád hay que controlarla un poco ¿una tacita al dia es malo? supongo algún dia tratareis éste tema. Un saludo a todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *