Este tipo de carne puede ser buena para las dolencias de corazón porque es baja en grasas saturadas, colesterol y sodio. Es igual o más nutritiva que la carne de ternera y rica en hierro.

Por ejemplo, una hamburguesa de carne de potro aporta las mismas calorías que las que se hacen con carne de ternera magra y un cuarenta por ciento menos de grasas saturadas.

equina

Controlando el colesterol

Es una carne muy baja en colesterol. Un filete de 125 gramos aporta alrededor de un veinticinco por ciento menos colesterol que la misma cantidad de solomillo de ternera. Por eso está indicada para personas que sufren afecciones cardíacas, colesterol y triglicéridos altos o mala circulación.

 

Hipertensión

Junto al solomillo de cerdo tiene un bajo contenido de sodio, mineral que debe estar controlado en las personas con hipertensión o con propensión a la retención de líquidos. Puede ser consumido a la plancha con una condimentación de hierbas y ensalada.

 

La única con vitamina A

Es una carne roja que contiene vitamina A y vitamina B12. La primera refuerza las defensas y protege la vista y la segunda es de gran importancia en personas mayores porque su déficit provoca desorientación y pérdida de las facultades mentales.

 

La mitad de la CDR

Es una de las carnes que aporta más hierro, tras la de codorniz y la de jabalí. Un solo filete contiene la mitad de la cantidad diaria recomendada para una persona adulta sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *