Investigadores de la University of Southern California y del Cancer Prevention Institute of California examinaron los datos sobre casi 2.000 hombres que participaron en un estudio sobre el cáncer de próstata. Más de la mitad de los hombres fueron diagnosticados con formas avanzadas de la enfermedad.

Los participantes completaron cuestionarios detallados sobre qué tipos de carnes y aves comían y cuánto. A los hombres se les preguntó acerca de sus métodos de cocción, si sus carnes eran fritas, a la parrilla o a la plancha. También se les mostraron fotografías de alimentos en los distintos niveles de preparación, por lo que pudieron indicar qué tan bien cocidas comían sus carnes.

carneroja

Se  encontró que los hombres que comieron más de 1,5 porciones de carne roja frita en una sartén por semana aumentaron el riesgo de cáncer de próstata avanzado en un 30 por ciento. Además, los hombres que comieron más de 2,5 porciones de carne roja cocida a altas temperaturas fueron 40 por ciento más propensos a tener cáncer de próstata avanzado, según los resultados del estudio.

Las hamburguesas, en particular, se relacionaron con un mayor riesgo de cáncer de próstata, según el estudio. Se cree que los resultados son consecuencia de los diferentes niveles de acumulación de carcinógenos que se encuentran en las hamburguesas, dado que puede alcanzar altas temperaturas internas y externas más rápido que el filete. El riesgo también fue mayor entre los hombres hispanos.

Aunque los hombres que comían principalmente aves de corral al horno tenían un menor riesgo de cáncer de próstata avanzado, los que comieron pollo frito tenían un riesgo mayor para la enfermedad. Los investigadores concluyeron que las dietas ricas en carne frita o aves de cualquier tipo puede aumentar el riesgo de los hombres para el cáncer de próstata.

Aunque la razón de por qué freír en sartén las carnes puede conducir a un mayor riesgo de cáncer de próstata no está clara, los investigadores sugirieron que la causa puede ser la formación durante el proceso de cocción de agentes cancerígenos que dañan el ADN, conocidos como aminas heterocíclicas. Estos productos químicos que causan cáncer se forman cuando los azúcares y aminoácidos se cocinan a temperaturas más altas durante largos periodos de tiempo.

Las observaciones de este estudio por sí solas no serían suficientes para hacer recomendaciones de salud, pero teniendo en cuenta los pocos factores modificables de riesgo conocidos para el cáncer de próstata, la comprensión de los factores dietéticos y los métodos de cocción son de gran importancia para la salud pública, según los investigadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *