El temblor es un signo frecuente que se manifiesta a partir de una cierta edad. En todo caso, no siempre tienen las mismas características, ni el mismo significado. Su evolución y la manera de tratarlo depende de su causa. A veces, sin apenas notarse, puede convertirse en un problema mayor.

abuelos

Su tratamiento no suele ser espectacular, sin embargo, el médico puede dar con la causa específica para un tratamiento eficaz.

Todos los temblores no son iguales

El temblor es por definición una oscilación rítmica, involuntaria, que realiza el cuerpo o una parte de él, alrededor de su posición de equilibrio. Existen dos grandes familias de temblores, cuyas características son diferentes.

El temblor esencial

Se le conoce con el nombre de “temblor senil”, y se trata de un temblor esencial, que es más o menos precoz y muy molesto para llevar una vida normal. Para comprenderlo mejor se debe realizar el siguiente test: con los dos brazos extendidos hacia adelante, las palmas de las manos hacia abajo, los dedos separados, se busca un temblor suave, rápido e irregular; para ir más lejos, apuntar los índices, el uno frente al otro, sin que se toquen.

Una vez que el temblor se ha instalado, hay cierto tipo de actividades cotidianas que se convierten en un verdadero suplicio (escribir, por ejemplo). Sin embargo, suele desaparecer con la relajación muscular completa.

El temblor esencial ataca a los miembros (las extremidades o su raíz) de los dos lados, y a veces a la cabeza (movimiento de negación o afirmación), a la voz (alargamiento de las vocales), pero no se instala en la cara, ni en el tronco, ni en los miembros inferiores.

El temblor de reposo

Por el contrario, el temblor de reposo surge en estado de relajación, y desaparece con la contracción muscular. Por ejemplo, la mano tiembla cuando la colocamos sobre la rodilla, pero puede sostener una cuchara llena de sopa sin ningún tipo de oscilación. Por eso, no resulta un inconveniente para la realización de la mayoría de los gestos cotidianos.

Los movimientos suelen ser más lentos y regulares que en los temblores esenciales, y la cabeza no queda afectada.

El único problema grave en este tipo de temblores es que puede ser un indicio de estar padeciendo la enfermedad de Parkinson.

3 comentarios

  1. sofia

    2 agosto, 2013 a 2:57

    ho

  2. alvaro f. lucero

    20 septiembre, 2014 a 3:12

    me tiemblan los dedos indice, padesco de torpeza en grado menor
    yo creo que el problema es mas en la mano derecha los dos ultimos
    dedos se me contraen y el indice me tiembla, si alguno me contesta
    a algun consejo se los agradesco mucho, que nosea el sucidio.
    graqcias a. lucero.

  3. abel gomez

    1 noviembre, 2015 a 12:57

    Como todos los casos, yo también me reflejo en cada uno de ellos, hasta he dejado de trabajar como mesero y bartender , por esta enfermedad,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *