La Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) ha presentado un informe de precios de productos sin gluten para 2011, donde se expone la dificultad para encontrar los productos recomendados y para afrontar un gasto adicional de casi 130 euros en la cesta de la compra, respecto al resto de consumidores.

Cesta_Compra

Este informe denuncia la diferencia de precios entre los productos con y sin gluten que hace que, al cabo de un año, los celíacos acumulen más de 1.500 euros de gasto adicional frente a quienes no padecen esta enfermedad.

Según explican sus responsables, los alimentos que más aumentan esta diferencia de precio son los cereales, en los que destacan pan, pastas alimenticias, galletas, harinas, que tienen un incremento de entre 15 y 10 euros.

Asimismo, las carnes, embutidos y otros derivados cárnicos y los patés aumentan la cesta de la compra entre 6 y 2 euros. El estudio también critica que los precios de los alimentos para una familia de clase media en la que haya una persona que siga una dieta sin gluten son superiores y suponen un coste importante en una dieta recomendada por expertos en nutrición, para adultos y los niños, en la que se calcula una ingesta de entre 2.000 y 2.300 calorías diarias.

“En España los afectados por la enfermedad tienen que soportar estos gastos extraordinarios sin recibir ningún tipo de bonificación ni subvención estatal, que sí contemplan otros países de la Unión Europea como Francia, Reino Unido o Italia”, recuerda la federación.

Aunque el colectivo reconoce que durante los últimos años la diferencia de precios entre estos productos se ha ido reduciendo, denuncian que sigue siendo muy grande. No obstante, señala que los avances que se han producido en el sector alimenticio, así como la incipiente aparición de marcas blancas en los productos para celiacos, ha supuesto un gran ahorro para este colectivo.

“Con este informe queremos hacer más accesible la información de la que pueden disponer los afectados por la enfermedad celíaca, que la sociedad sea consciente de la situación en la que se encuentran tanto los afectados como los familiares y que las entidades correspondientes comprendan las dificultades y necesidades de estas personas, para poder llevar una vida con cierta normalidad que afecta a uno de las primeras necesidades del ser humano, la comida”, afirma la gerente de FACE, Marta Teruel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *