Mantener el peso puede ser muy difícil, pero para lograrlo tenemos que tener en cuenta que una buena alimentación y una dieta balanceada son la clave para que nuestro organismo no tenga sobresaltos o falencias.

Primera clave: saber comer

Aún sin tener un metabolismo especial, es posible mantener un peso estable a lo largo de las años. Por supuesto  que habrá momentos en los que podemos subir unos kilos de más, o bajar algunos, pero si llevamos adelante ejercicio físico y una dieta balanceada nuestro organismo responderá fácilmente a nuestros requerimientos nutricionales.

Lo importante es comer variado y en porciones justas. Siempre hay que consumir las cantidades energéticas que nuestro cuerpo requiere, y eso se puede hacer aprendiendo a comer, lleva su tiempo, pero no es imposible.

comida

Eliminar calorías inútiles

 

Cuando comemos dulces, galletas, papas fritas, bebidas gaseosas o comidas rápidas, estamos ingiriendo calorías mediante alimentos que no son saludables y que nos quitan el hambre cuando podríamos cubrir nuestros requerimientos con las carnes, pescados, verduras y frutas que además de saciar nuestro hambre, benefician al cuerpo.

 

Reducir las calorías extra no es solamente dejar de comer caramelos y galletas, es distribuir mejor nuestra alimentación para lograr una alimentación más sana y ajustada a nuestros requerimientos energéticos.

 

Para obtener un buen rendimiento en nuestra dieta tenemos que organizar nuestra alimentación para no consumir solamente las calorías en un grupo de alimentos. Si cubrimos el 80% de nuestro requerimiento calórico con proteínas y grasas, no estamos sacando el máximo provecho de una dieta balanceada ya que quitamos la posibilidad de que nuestro organismo adquiera el resto de los nutrientes en ese día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *