Los consumidores sociales regulares de cocaína son más propensos a tener factores de salud que aumentan su riesgo de ataque al corazón, según informa un estudio reciente.

Investigadores australianos utilizaron estudios por resonancia magnética para evaluar a 20 adultos sanos que consumían regularmente la droga ilegal y 20 adultos que no lo hacían, y encontraron que los consumidores de cocaína tenían arterias más rígidas, mayor presión arterial y la pared del músculo cardíaco más grueso.

En concreto, los consumidores de cocaína tenían: entre un 30% a 35% más rigidez de la aorta (la arteria más grande del cuerpo); 8 mm Hg más alta la presión arterial sistólica (el número superior en una lectura de presión arterial), y un 18% más de espesor en la pared del ventrículo izquierdo del corazón, hallaron los investigadores.

La combinación de los efectos con una coagulación mayor, aumentan los problemas cardíacos, y una mayor constricción de los vasos sanguíneos pone a los consumidores de cocaína en alto riesgo de sufrir un ataque al corazón.

Estudios previos han demostrado que la cocaína puede causar un aumento a corto placo de la presión arterial y rigidez de las arterias, pero este es el primer estudio que muestra que estos efectos pueden ser a largo plazo, según señalaron los investigadores en un comunicado de prensa.

Los resultados destacan la necesidad de educar a la gente sobre los efectos a corto y largo plazo del consumo de cocaína para ayudar a prevenir los ataques al corazón y derrames cerebrales que pueden ser causados por esta droga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *