Lo cierto es que la vida en una gran ciudad es diferente al ambiente que se respira en un pueblo tranquilo donde el ser humano está en contacto de forma más sencilla con la naturaleza. De hecho, el contacto con la naturaleza es esencial para luchar en contra del estrés y la ansiedad. Pero además, en un pueblo también es más fácil aprovechar el tiempo en tanto que en cualquier capital de provincia se necesita más tiempo simplemente para los desplazamientos de un lugar a otro. Pero en última instancia, en una gran ciudad la contaminación también es mayor como queda de manifiesto en los grandes atascos que se forman en las horas punta o también, como consecuencia del elevado número de fábricas.

contaminacion-aire

Lo cierto es que la contaminación es perjudicial para la salud y también para el corazón tanto es así que los expertos recomiendan evitarla puesto que implica un factor de riesgo cardiovascular. De este modo, aquellas personas que viven en un área geográfica cercana a una autopista o una carretera por la que pasan muchos coches, tienen que sufrir las consecuencias negativas que este hecho produce sobre su salud. Al parecer, implica un mayor riesgo de padecer infarto y problemas cardiovasculares. Por el contrario, aquellas personas que tienen la suerte de vivir en un pueblo tranquilo y de tener la casa en un lugar silencioso también pueden descansar mejor cada noche como consecuencia del silencio y el reposo pausado que se respira en la calle.

La contaminación  es tan palpable en ciudades como Madrid o Barcelona que si en algún momento descendiese el índice de contaminación hasta un nivel aceptable también disminuirían el número de muertes en un porcentaje importante. En concreto, supondría un total de 3500 menos muertes. Un dato que debe invitar a pensar y reflexionar sobre la importancia de un aire limpio y sin contaminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *