Existen condiciones médicas en las cuales puede ser necesaria una intervención quirúrgica donde se deba reemplazar la rodilla del paciente. Un nuevo estudio muestra que la recuperación de este procedimiento podría ser mucho más dificultosa si los pacientes son dependientes de calmantes opioides fuertes antes de la cirugía.

cirugia-rodilla

Investigadores en Estados Unidos compararon los resultados de 49 procedimientos donde se reemplazaba la rodilla de los pacientes que tenían una dependencia hacia los opioides con la de otros pacientes que no presentaban esta dependencia. Se halló que los primeros tenían una tendencia a permanecer por más tiempo en los hospitales, sufrir dolor o rigidez inexplicable con más frecuencia, tener una mayor tasa de complicaciones y necesitar con más frecuencia una cirugía adicional.

Si bien los investigadores esperaban hallar resultados peores en los pacientes con dependencia a opioides en comparación con los que no la tenían, las diferencias que encontraron entre los dos grupos superaban las expectativas en gran medida. Estos pacientes mostraban problemas en todas las categorías que se habían tenido en cuenta.
Pero esto no significa que estos pacientes no deberían realizarse la cirugía, sino que estos y sus médicos deberían ser conscientes que los resultados podrían no ser los óptimos. Existiría una posibilidad de trabajar con los pacientes para obtener mejorías en los resultados de la cirugía.

Entre las formas sugeridas para obtener mejorías en los resultados de la cirugía, los profesionales sugirieron: quitar progresivamente la medicación de opioides fuertes antes de la intervención; prescribir analgésicos alternativos no opioides; y utilizar métodos contra el dolor que no impliquen drogas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *