Los hijos de madres que sufren de depresión postparto persistente son más propensos a ser más pequeños a la edad de cuatro y cinco años, según una investigación reciente.
Los hijos de madres que estuvieron deprimidas durante los nueve primeros meses de vida del niño eran un 40% más propensos de estar en o por debajo del percentil 10 para la altura a la edad de cuatro años, y un 48% más propensos de estar en o por debajo del percentil 10 para la altura a la los cinco años, que los niños de madres sin depresión.
El percentil compara la altura de unos niños con otros niños de la misma edad. Al estar en el percentil 10 significa que el niño es más pequeño que el 90% de sus pares.
Este estudio apunta otra razón por la que es muy importante que las madres obtengan ayuda para la depresión durante el puerperio.

Los expertos no están seguros de por qué la depresión materna se asocia con niños más pequeños, pero los hábitos de alimentación y nutrición probablemente juegan un papel.
Uno de los síntomas de la depresión puede ser la pérdida de apetito. Si la madre no tiene hambre, podría no estar tan interesada en lo que alguien más está comiendo, incluso el bebé.
Las madres deprimidas también pueden sufrir de insomnio, lo que podría perturbar el sueño de un bebé como su horario de alimentación.
Según el estudio, la depresión materna también puede causar que los niños se sientan estresados. Niveles crónicamente altos de cortisol, la hormona del estrés, se asocian con niveles más bajos de la hormona de crecimiento en niños.

1 comentario

  1. ana

    21 octubre, 2012 a 14:44

    mi nieto tubo un ncimiento deprecivo con el tienpo en que le puede afectar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *