Montignac creó su propia dieta, su propio sistema para adelgazar, y aún a día de hoy es una dieta muy reconocida. No se basa en reducir alimentos ni contar calorías sino en base a la calidad de los alimentos. El propio Montignac afirma que las dietas que se basan en la reducción de calorías sólo consiguen que una vez se dejen se recupere el peso perdido o incluso se gane más kilos de los que se tenían.

cover100recetas_rectobis

En su dieta deben reducirse los alimentos con alto índice glucémico (ricos en carbohidratos) que favorecen la acumulación de grasas y estimulan el hambre, y en principio se pueden tomar alimentos ricos en proteínas sin restricciones.

Su dieta se basa en tres comidas: desayuno, comida y cena. Se basa así mismo en dos fases, una de las cuales se debe seguir estrictamente hasta que se pierda el peso deseado, y otra fase en que se mantienen los mismos parámetros de la dieta pero se pueden tomar pequeños caprichos muy de vez en cuando.

La dieta Montignac no reduce el consumo de alimentos más que a los parámetros que ha establecido, en las 3 comidas y los alimentos permitidos, y además permite una amplia variedad de platos y menús.

Las frutas se toman en ayunas, el agua no se debe tomar a la hora de las comidas, no están permitidos ni el alcohol ni alimentos ricos en carbohidratos (pan, patatas, azúcares). Los alimentos se dividen en fases. El ejercicio no influye en la dieta Montignac, aunque puede ayudar si se realiza frecuentemente durante más de 40 minutos seguidos al día.

Esta dieta no se debe realizar ni en deportistas con alta intensidad de ejercicio ni en niños, ya que sus necesidades alimenticias no son las mismas. La dieta no tiene contraindicaciones si se hace al pie de la letra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *