Cuando se está en la dura lucha por perder los kilos de más generalmente las personas recurren a métodos pocos confiables, sin importarle los riesgos a los que se someten o sin siquiera estar seguros que la dieta a la que recurren es efectiva y saludable.

sonoma

 

Existe una dieta que se puede realizar de forma fácil, que es equilibrada, sabrosa y sobre todo es cien porciento efectiva y segura, esta es la dieta Sonoma.

La dieta Sonoma fue creada por la nutricionista Connie Peraglie Guttersen, del centro médico Bellevue, en Washington. En esta no existen los odiados alimentos de régimen ni las comidas especiales.

Tampoco hay que anotar calorías, ni pesar los alimentos, ni hacer guisos especiales, ni comer platos distintos a los de las otras personas que componen la mesa. La persona que la lleva va a saciarse de alimentos que proporcionan el máximo de nutrientes al organismo, ayudándole a desarrollar sus propias defensas.

Además, los alimentos se combinan de manera que no sólo se descubrirán nuevos sabores, sino que favorecen la absorción de los nutrientes. No hay alimentos prohibidos, sino comidas en cantidades más razonables de los bocados más magros y sanos, masticando despacio y saboreando cada mordisco, así, se logrará un grado de saciada.

No es necesario eliminar por completo el consumo de grasas,  sino que se recomienda el consumo, en su cantidad justa, de variedad de frutos secos y aguacate, por ejemplo, los aceites naturales del pescado, que son buenos para la circulación, y ayudan a perder peso.

En lo que respecta a los hidratos de carbono,  se consumirá a través de los vegetales, ricos en fibra. En caso de que sea del gusto personal el arroz y la pasta irán acompañando al plato principal, se puede comerlos en su versión integral.

El secreto para adelgazar de esta dieta está en poder redescubrir la manera correcta de comer y en saborear una amplia variedad de alimentos sin tener que caer en el fastidio típico de las dietas.

En lugar de tener que contar calorías o pesar alimentos, en esta dieta se utiliza el diámetro del plato para medir las cantidades y consta de tres rondas, que se irán superando a medida que se vaya perdiendo peso.

La primera ronda se prolonga durante los 10 primeros días, en los cuales se irá superando la costumbre de comer azúcares, harinas refinadas y otros alimentos de absorción rápida que llevan al sobrepeso. Este es el periodo en que se pierde peso con mayor rapidez,  y se modifican los hábitos nutricionales y el estilo de vida.

En la segunda ronda se prolonga aún más la dieta, y en ella la persona se instala hasta conseguir el peso deseado. Se adelgazará más despacio que en la primera ronda, pero la pérdida de peso será firme y constante.

Durante la tercera ronda se puede incluir un par de copas de vino al día y se puede dar algún gusto extra.  En caso del el peso vuelva a aumentar, se puede volver a la segunda ronda durante un par de semanas.

El nombre de la dieta proviene del condado de Sonoma, al norte de San Francisco, es un lugar que comparte con el Mediterráneo frutas y verduras, vino, carne magra, pescado y marisco, aceite de oliva, y esos son los ingredientes que conforman la dieta.

Un ejemplo de la dieta durante el día puede ser  en el desayuno leche desnatada con cereales integrales, pan integral con un chorrito de aceite de oliva y una manzana.

Para el almuerzo un plato de pasta integral con verduras al vapor, un filete de pollo a la plancha con pimientos asados y una naranja.

Un yogurt desnatado, una pera y tres galletas integrales para la merienda y en la cena ensalada, una tortilla francesa de un huevo con jamón serrano y un bol de fresas.

1 comentario

  1. Manuel Pascual Faulí Arrufat

    22 enero, 2015 a 2:27

    En realidad es la información más clara que he recibido, hasta ahora me sentía desorientado por la falta de explicación de los tipos de alimentos y de los menús aconsejables, gracias por esta ayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *