En los últimos años la ciencia ha dado pasos agigantados en la posibilidad de ofrecerles nuevas y mejores opciones a mujeres de distintas edades para que puedan lograr un embarazo, a pesar de ciertos obstáculos.

embarazo-4

Una de las dificultades más complejas tiene que ver con el famoso reloj biológico, ese que indica que en algún momento, cuando pasan los años, las chances de gestar un bebé se reducen de manera significativa.

A partir de los 35 años la capacidad reproductiva de la mujer comienza a disminuir, por eso, se aconseja consultar a un profesional cuando una pareja, en la que la mujer tiene más de esa edad, no logra un embarazo luego de 6 meses de tener relaciones sin cuidarse.

La causa fundamental de la disminución de la capacidad reproductiva de la mujer reside en que nace con un determinado capital folicular, o sea con una limitada cantidad de folículos que en el momento del nacimiento es de 3 millones aproximadamente. Estos folículos se van agotando a lo largo de la vida, en cuanto a la calidad, y también al potencial reproductivo. Esto incrementa la incidencia de abortos espontáneos y el riesgo de alteraciones cromosómicas en un bebé.

La maternidad es posible de muchas maneras, a través de nuevas técnicas como la ovodonación, la cual permite a mujeres que ya no tienen posibilidad de generar óvulos propios, utilizar gametos donadas de otra mujer.

Toda mujer debe ser seguida de cerca por su ginecólogo quien va a ayudarla a preservar su fertilidad a lo largo de su vida  y alertarla de los tiempos disponibles y de las técnicas que tiene a su disposición, como por ejemplo, aquellas para  criopreservar su fertilidad a futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *