Una de las enfermedades del hígado que llevan directamente a quienes la sufren a un trasplante de este órgano es la de Andrade. Por regla general se manifiesta entre los 30 y 40 años de edad, aunque también se registran muchos casos tanto entre personas más jóvenes como mayores.

enfermedad-de-Andrade

La enfermedad de Andrade empieza cuando el hígado de una persona produce una proteína no habitual que se deposita en el sistema nervioso y en otros órganos y tejidos produciendo a lo largo del tiempo una neuropatía sensitiva, motora y autonómica que es el principal síntoma de esta dolencia.

Se puede decir que esta enfermedad se manifiesta como una polineuropatía que afecta tanto a las extremidades como a otras partes del cuerpo de forma progresiva e imparable. Lo más habitual es que empiece en las piernas provocando hormigueos, entumecimiento y pérdida de fuerza y sensibilidad. Aunque cada paciente puede presentar síntomas muy diferentes siempre acaba pasando a los brazos, el tronco y los nervios craneales. El Andrade acaba deteriorando por completo la salud del enfermo y le afecta el sistema digestivo, circulatorio, renal y visual.

Uno de los factores más importantes para frenar la  evolución de  la enfermedad de Andrade, que puede terminar con la vida de una persona en 10 años, es el diagnóstico precoz. Con una analítica y una biopsia de grasa y piel o de nervio sural se puede certificar que alguien sufre esta dolencia que no tiene tratamiento farmacológico adecuado para combatirla. De hecho, el trasplante es la única vía de curación para los que tienen enfermedad de Andrade, de ahí la importancia de saber cuanto antes si se tiene este problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *