A la malaria también se la conoce como paludismo, misma que viene a ser una enfermedad en la que los glóbulos rojos son afectados por el Plasmodium, el cual viene a ser un organismo unicelular. Esta malaria ha estado presente en la historia de la humanidad desde tiempos prácticamente inmemorables.

Inclusive desde dichas épocas, ya se mencionaban los diferentes síntomas de la malaria en quienes eran afectados por ella, algo que se lo hacía de una forma mítica y en donde se suponía la presencia de tres demonios en una sola acción:

  • Un demonio con martillo, el cual simboliza a la cefalea.
  • Otro demonio con cubo de agua hiela, algo que simboliza a los escalofríos.
  • Por último, un demonio con horno ardiente, el cual simboliza a la fiebre.

Con estos mitos chinos se llegaba a tratar de interpretar a los síntomas de la malaria en épocas remotas, misma que también se la mencionaba en diferentes papiros egipcios. También se ha dicho que esta malaria llegó a hacer su presencia en el hombre prehistórico.

Causas de infección de la malaria en nuestro organismo

La malaria es una de las enfermedades infecciosas más comunes que se suelen presentar en los viajeros, habiendo cuatro variedades distintas en las que se presenta este parásito plasmodium:

  • Plasmodium vivax.
  • Plasmodium Ovale.
  • Plasmodium malariae.
  • Plasmodium Falciporum.

El último que hemos mencionado es considerado como el virus de la malaria más mortífero que pueda existir.

La infección con este parásito de la malaria es algo relativo, ya que una persona puede llegar a infectarse del mismo dependiendo de:

  • El itinerario del viaje.
  • La duración del viaje.
  • La época en la cual sea el viaje (en épocas de lluvia o alta temperatura).
  • La inmunidad en la población.
  • Lugares en donde se crían estos mosquitos.

Se conoce que en el hombre la infección de la malaria es provocada por la picadura del mosquito anopheles hembra; algunas causas adicionales para que esta infección se lleve a cabo, mencionan a:

  • Si una persona es picada por el mosquito entre el anochecer o el amanecer.
  • Por transfusiones de sangre.
  • Por usar jeringuillas infectadas.

Especialistas en estadísticas sanitarias mencionan la posibilidad de que uno de estos mosquitos presente en los aeropuertos podría llegar a infiltrarse en un avión y hacer el vuelo con los pasajeros para posteriormente, desembarcar en un país diferente, lo cual sugiere un nuevo campo de infección de malaria por parte de este mosquito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *