La fibra dietética es una mezcla variada de diversas sustancias, pero el uso del término fibra dietética, debería estar siempre calificado mediante la información detallada de los carbohidratos y otras sustancias que se incluyen en esta calificación. La fibra dietética es sólo un concepto nutricional, no una descripción exacta de un componente de la dieta.

De hecho la teoría de la fibra surgió hace treinta años, de unas observaciones en las que se propuso que una alimentación alta en fibra y carbohidratos sin refinar protege frente a muchas enfermedades occidentales, como son el estreñimiento, la diverticulosis, el cáncer de colon, la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

La definición de carbohidratos y fibra ha generado mucha confusión en los últimos años. Se ha dispuesto de una clasificación actualizada de carbohidratos y la FAO, organismo de la ONU, y la OMS (Organización Mundial de la Salud) hacen una serie de recomendaciones en este sentido. Pero la misma hace necesario que se defina cada componente en función de las clasificaciones químicas recomendadas.

La definición más aceptada en Europa, en la actualidad, es aquella que la define como: “Polisacáridos no almidón de la pared celular de las plantas (más lignina)”. En realidad la lignina no es un carbohidrato, es una molécula compleja que está presente en muy pequeñas cantidades en la dieta y sus efectos fisiológicos no son bien conocidos.

Sin embargo, muchos carbohidratos de la dieta pueden ser mal absorbidos y con esta definición se excluyen una serie de sustancias.

Se recomienda que el término de fibra dietética soluble e insoluble se vaya eliminando paulatinamente y que el valor energético de los carbohidratos que alcanzan en el colon se establezca en 2 kcal/g, para propósitos nutricionales y de etiquetado.

El colon es un órgano que cumple más funciones de las que tradicionalmente se atribuyeron. La flora bacteriana es un complejo ecosistema formado por más de 100 millones de bacterias pertenecientes a unas 400 especies diferentes, cuya composición es variable entre diferentes individuos pero sin embargo es muy estable en cada uno a lo largo de la vida, estimándose que queda establecida casi de forma definitiva a los dos años de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *