La fiebre amarilla puede llegar a presentarse en una persona y a cualquier edad habiendo determinados factores que pueden predominar a la hora de presentarse la infección. Bajo este sentido, el mosquito que puede ser el que provoca la enfermedad de la fiebre amarilla por medio de su picadura, puede influenciar a la misma bajo las siguientes condiciones:

  • En áreas de bosques tropicales, en donde la picadura de este mosquito portador es bastante frecuente, conociéndose a este tipo como fiebre amarilla silvestre o esporádica.
  • La fiebre amarilla puede presentarse en las sabanas húmedas y semihúmedas del África, conociéndose a ésta como Intermedia; si no se le controla de forma adecuada, puede causar algunas muertes en la densidad poblacional que ha sido infectada por este virus, generándose lo que se conoce como fiebre amarilla Urbana, misma que es más grave a la normal.
  • Se puede dar en diferentes regiones con alta densidad poblacional, generándose una epidemia debido a la picadura del mosquito Aedes Aegypti, conociéndose también a esta variedad como fiebre amarilla urbana o epidémica.

Tratamiento para contrarrestar los efectos de la fiebre amarilla

No se puede decir que existe un tratamiento especial y definido para poder combatir a cualquiera de las variantes de fiebre amarilla que se pueden llegar a presentar en un ser humano, pero si existen determinados consejos para poder evitar que esta enfermedad llegue a progresar, algo que tiene que ser controlado y supervisado por un médico especialista:

  • No se deben realizar tratamientos con medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico (generalmente presente en las aspirinas).
  • A la fiebre amarilla se la suele tratar con medicamentos que contengan paracetamol.
  • Un tratamiento sugiere la rehidratación del organismo con suero oral.

Para tomar en cuenta en una infección con fiebre amarilla

Los síntomas que se pueden presentar con la fiebre amarilla generalmente hablan de:

  • Dolores de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Dolor localizado en diferentes partes del cuerpo.
  • Alta fiebre y temperatura.

Lo recomendable es que una persona pueda llegar a vacunarse con la dosis respectiva que recomienda la OMS, con lo que el cuerpo permanecerá inmune a los efectos de la fiebre amarilla durante unos 10 años. Esta vacuna está contraindicada para:

  • Personas que se encuentran en etapa de embarazo.
  • Para quienes sean alérgicas a la ingesta de huevo.
  • No se debe vacunar a niños menores de nueve meses de edad.

Tomando en cuenta cada uno de estos puntos y aspectos que hemos mencionado, una persona puede evitar contagiarse de la fiebre amarilla durante una gran etapa de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *