El pene está cubierto por una piel llamada prepucio que puede retraerse dejando al descubierto el glande o la punta del pene.

Fimosis o adherencias

Cuando la boca final de esta capa de piel es muy estrecha y no es posible retirarla hacia atrás, hablamos de fimosis. En los niños puede tratarse de adherencias en el caso de que esta piel quede algo pegada.

Otra afección dentro de este órgano consiste en parafimosis, lo que sucede cuando la piel puede retirarse hacia atrás por completo pero no vuelve a su lugar, sino que queda retraída provocando la estrangulación del pene, que se hincha y amorata causando dolor.

fimosis

Cómo tratarla

Generalmente se soluciona sola durante los tres primeros niños. Si esto no sucede, existe un tratamiento quirúrgico sencillo para tratar la fimosis y así poder evitar infecciones y suciedad acumulada en el pene.

Los niños de hasta tres años pueden tener un estrechamiento normal de esta piel, que se va despegando con el tiempo hasta que puede bajarse sin dificultad.

En los niños mayores de tres años que mantienen la piel estrecha, se recomienda lavar el pene con agua y jabón, o durante el baño, tratar de bajar la piel suavemente sin forzar nunca. En el noventa por ciento de los casos la fimosis desaparacerá con el tiempo.

Si no se ha solucionado el estrechamiento debe consultar al médico quien le recomendará determinadas maniobras o tratamientos a base de cremas. Se recomienda esperar hasta los siete años antes de intervenir

Si existen adherencias el médico le indicará el método adecuado para despegar la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *