Se sospecha de una posible relación entre la microbiota intestinal y el origen de la enfermedad de Parkinson. La microbiota intestinal influye en el desarrollo neurológico y modula el comportamiento. Sin embargo, existe un entorno funcional inexplorado entre las bacterias intestinales y las enfermedades neurodegenerativas. Las sinucleinopatías (grupo de desórdenes neurodegenerativos) se caracterizan por compartir lesiones con agregados de alfa sinucleína (ASyn), que a menudo resulta en disfunción motora como por ejemplo, la enfermedad de Parkinson.

En esta publicación se informa que la microbiota intestinal es necesaria en déficits motores, activación de microglía y patología ASyn.
Por primera vez se ha descubierto un vínculo entre el microbioma intestinal y el párkinson.
Se sugiere que los enfermos de Parkinson pudieran tener problemas digestivos en años previos a la sintomatología. La relación entre intestino y este grupo de enfermedades degenerativas no se había consolidado fehacientemente.

Este grupo de investigadores estadounidenses ha comprobado, en ratones predispuestos a la enfermedad de Parkinson, que los microorganismos intestinales pueden ser esenciales en los trastornos de movilidad en Parkinson. Sarkis Mazzmanian, como parte integrante del equipo de trabajo, indica que “por primera vez se ha descubierto un vínculo entre el microbioma intestinal y el párkinson, consistiendo en la relación entre enfermedad neurodegenerativa y su origen en el intestino no solo en el cerebro”

En el párkinson hay una acumulación en las neuronas de proteínas de alfa sinucleína, lo que causa efectos de toxicidad celular, liberándose dopamina en las regiones cerebrales que controlan el movimiento. A partir de esta situación se da como resultado el temblor, rigidez muscular, lentitud de movimientos y deterioro al caminar. En esta investigación se pone de relieve, tras analizar la microbiota intestinal, que ésta está alterada, observándose alteraciones gastrointestinales y problemas de estreñimiento, que pueden generar déficits motores. Esta investigación con ratones indica que aquellos que fueron criados en jaulas libres de gérmenes mostraron peores síntomas motores al tratarse con metabolitos microbianos. Sin embargo, aún no se ha desarrollado una terapia en humanos con las especies concretas que puedan beneficiar en esta condición. Lo que sí parece prometedor a un medio plazo es, una vez identificadas estas especies microbianas, el desarrollo de posibles fármacos terapéuticos en estas alteraciones neurológicas.

5 estrellas de 2 lectores que han dejado su comentario

2 COMENTARIOS

  1. Excelente artículo, espero el estudio termine en una gran bendición para los que padecen de esta enfermedad.
    Muchas gracias por compartirlo.
    Atto.

DEJA TU COMENTARIO Y VALORACION

Please enter your comment!

Please enter your name here