Aunque pensemos que la hidratación es propia del verano, en el invierno también se produce la deshidratación de la piel por el frío, cosa que da lugar a que la piel se seque y pueda dar a problemas de la piel. Una buena forma de combatir esto, además de evitar el frío, es hidratar la piel para que no dé lugar a problemas mayores.

Este problema es mayor conforme aumenta la edad, y sobre todo tras la menopausia en que la piel de la mujer se vuelve más seca. Todas estas circunstancias hacen que debamos elegir una buena crema hidratante para cuidar nuestra piel, desde el otoño para mantener bien hidratada la piel todo el invierno, ya que entre otras cosas la sequedad de la piel puede dar lugar a arrugas.

Otra cuestión muy importante es que se deben evitar los cambios bruscos que temperatura que suceden en este tiempo, eso pasa también por no usar demasiado el radiador cuando se va a pasar a una temperatura más fría en la calle, ya que los vasos sanguíneos faciales se contraen con el frío y se dilatan con el calor, lo que puede hacer una circunstancia contraproducente.

Además de todo esto, hay que limitar el consumo de tabaco y alcohol que favorecen a la deshidratación y rojeces de la piel.

Puedes crear así mismo tu propia mascarilla casera para la piel, por ejemplo con aloe vera, con pepino o con yogur. Estas mascarillas pueden ayudarte a hidratar y cuidar tu piel en el invierno, en que también es importante que cuides la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *