Una alimentación sana debe tener un equilibrio adecuado de una gran variedad de nutrientes. Cuando se eligen los alimentos de cada día no solo hay que considerar el poder nutritivo que poseen sino también la facilidad de digestión de los mismos y la contribución que hacen al funcionamiento del sistema digestivo en general. La fibra es un componente esencial en una dieta sana, a tal punto que es uno de los pocos factores que garantizan un efectivo funcionamiento intestinal.

fibracomer

La fibra está presente en frutas y verduras de todo tipo (aunque en un porcentaje variable), en cereales y granos. Es importante el consumo cotidiano de fibra porque incrementa la sensación de saciedad, previene el estreñimiento, favorece las digestiones sanas y promueve un adecuado funcionamiento del sistema digestivo. Para obtener todos los beneficios que nos puede dar la fibra en una alimentación sana es importante incorporar este elemento en cantidades cada vez más altas, pero de forma gradual. Un aumento brusco en las cantidades de fibra que se ingieren en la dieta puede llevar a sufrir diferentes síntomas intestinales, como gases, cólicos y distensión de las paredes abdominales.

Las personas que decidan incrementar su consumo de cereales para prevenir el estreñimiento deben preferir los cereales integrales. Es que, el mayor porcentaje de fibra que podemos encontrar en los cereales está especialmente concentrado en el germen de los mismos. Los cereales, además de ofrecer un excelente aporte de fibra, tienen buenas cantidades de hierro, vitaminas del complejo B y nutrientes esenciales para el organismo. Además del trigo, el arroz y el maíz (las opciones más extendidas), podemos recurrir al mijo, la cebada, el amaranto, la quínoa y el trigo sarraceno (una variedad menos difundida pero más beneficiosa que el trigo tradicional) en todo tipo de preparaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *