Es muy importante que los niños y adolescentes que padecen de asma y están tomando una medicación, lo hagan de manera correcta, como lo prescribió el profesional de la salud.

asma

Cuando se padece de asma durante la infancia esta puede, o bien, empeorar periódicamente o mejorar, y esto último suele ser un problema y complicar las cosas porque los padres pueden pensar que el asma se ha curado y así, dejar de dar la medicación que corresponde, para luego notar que con los años, la enfermedad ha empeorado.

Una remisión del asma es común en la adolescencia, pero al no existir una cura para esta enfermedad, esta condición muy probablemente vaya a reaparecer en la adultez, incluso de manera aún más crónica.

A veces los medicamentos pueden ser interrumpidos o sus dosis ser más bajas, pero solo un profesional de la salud puede tomar esta decisión. No tomar la medicación de mantenimiento puede hacer que los pacientes se vuelvan muy vulnerables los factores que desencadenan los ataques asmáticos.

Muchos padres temen a los efectos adversos que pueden tener las medicaciones indicadas para el asma, sobre todo por los corticoides. Pero la forma de administración de estos, que es inhalándolos, y la cuestión de que solo afectan de manera local al organismo, hacen que no existan los mismos riesgos que al ingerir estas drogas  de manera oral o intravenosa.

Solamente se debe tomar el recaudo típico ante cualquier medicación inhalable que es enjuagarse la boca y la garganta para evitar la irritación de la mucosa y el desarrollo de infecciones micológicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *