Es conveniente tratarla desde que el niño es pequeño para su propio bienestar y calidad y para que no repercuta en el futuro.Un estudio desarrollado por un grupo de investigadores alemanes sugiere que la enuresis nocturna (mojar la cama mientras se duerme) en los niños podría ser un indicador de nocturia (término médico que designa la necesidad de levantarse para orinar, al menos en 2 ocasiones, durante la noche) y, también una posible enuresis nocturna en la edad adulta.

eneuresisinfantil

Esta relación surge después de un estudio en el que se sometió a 1.201 adultos a un cuestionario, donde más de la mitad reconocieron padecer nocturna y el 18,1% relataron síntomas corrientes de enuresis nocturna.

Estos datos reflejan que la enuresis nocturna tiene que ser tratada, tanto para el bienestar del niño y su calidad de vida, como para no tenerla en la edad adulta. Además, en Europa, se estima que más de cinco millones de niños mojan la cama.

En Boston, realizaron un cuestionario entre 5.503 adultos, para investigar el impacto de la nocturna sobre la calidad de vida, y este reflejo que tiene un impacto comparable a otras enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes o la artritis. “La enuresis nocturna se puede tratar médicamente y no es culpa del niño, por eso, el primer paso para ayudar a su hijo y prevenir futuros problemas es hablar con su pediatra”, declaró el Doctor Daniela Marschall-Kehrel, de la Academia Alemana de Enuresis. Hay que decir que es más común en niños que en niñas y, si no se trata, el dieciséis por ciento de los mayores de siete años seguirá padeciéndola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *