Una persona que padece de diabetes de tipo 2, hoy en día tiene la mayor cantidad de opciones para controlar el azúcar en sangre que nunca antes, incluyendo nada menos que seis clases de medicación oral y una droga inyectable a base de veneno de lagarto.

insulina4

Aun así, solo porque cierta droga, la insulina, ha circulado durante al menos un siglo no quiere decir que debería considerársele menos útil o menos importante que otras medicaciones más modernas. De hecho, la eficacia y seguridad de la insulina para bajar el azúcar en sangre en todos los pacientes hace que algunos médicos sean más propensos a recomendar su uso lo antes posible en algunos pacientes con diabetes de tipo 2. Algunos profesionales afirman que la insulina es una opción apropiada en cualquier momento, que se puede utilizar desde el primer momento para el tratamiento de la diabetes. En algunos países, como en Alemania, muchos profesionales de la salud son partidarios de esta como la mejor propuesta.

La terapia con insulina se ha ido facilitando a lo largo de los años, haciendo la droga mucho menos dolorosa y más fácil de utilizar que en el pasado. Pero incluso así, este tratamiento puede no resultar adecuado para algunos pacientes, según sus propias opiniones. A pesar de los mitos circundantes sobre la insulina, no se debe tener miedo de utilizarla si los médicos están de acuerdo a que puede contribuir a mantener buenos niveles de azúcar en la sangre, que de no hacerlo, esta hiperglucemia puede actuar como veneno para nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *