Investigadores españoles han trazado el mapa microbiótico bacteriano en la leche materna, que es la principal fuente de alimento para los recién nacidos. El estudio ha revelado una mayor diversidad microbiana de lo que se pensaba: más de 700 especies.

leche materna

La leche materna recibida de la madre es uno de los factores que determinan cómo la flora bacteriana se desarrollará en el bebé recién nacido. Sin embargo, la composición y el papel biológico de estas bacterias en los lactantes siguen siendo desconocidos.

Un grupo de científicos españoles utilizaron una técnica basada en la secuenciación masiva de ADN para identificar el conjunto de bacterias contenidas en la leche materna llamado microbioma. Gracias a su estudio, las variables  pre-y postnatales que influyen en la riqueza micriobial de leche pueden, ahora, ser determinadas.
El calostro es la primera secreción de las glándulas mamarias después del parto. En algunas de las muestras tomadas de este líquido, más de 700 especies de microorganismos fueron encontrados.

Los géneros bacterianos más comunes en las muestras de calostro fueron Weissella, Leuconostoc, Staphylococcus, Streptococcus y Lactococcus. En el líquido desarrollado entre el primero y sexto mes de lactancia se observaron bacterias típicas de la cavidad oral tales como Veillonella, Leptotrichia y Prevotella.

El estudio también revela que la leche de las madres con sobrepeso o aquellas con más peso de lo recomendado durante el embarazo contiene una diversidad menor de especies.
El tipo de parto también afecta el microbioma dentro de la leche materna: el de las madres que se sometieron a una cesárea programada es diferente y no tan rico en microorganismos como la de las madres que tuvieron un parto vaginal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *