A continuación del artículo anterior, exponemos algunos de los beneficios de la maternidad tardía, cada vez más frecuente.

La-maternidad-tardia-lo-bueno-y-lo-malo

-Reducción del riesgo de cáncer de mama.
Las mujeres que retrasan el embarazo pueden reducir el riesgo de cáncer de mama posteriormente en la vida por amamantar a sus hijos.
Investigaciones anteriores han demostrado que las mujeres que tienen su primer hijo en sus 30 años tienen un mayor riesgo de cáncer de mama, independientemente de cuántos hijos van a tener. Pero el nuevo estudio encontró este único vínculo entre las madres mayores que no dieron de amamantar.

-Las innovaciones en la ciencia reproductiva.
La ciencia reproductiva se mueve a una velocidad impresionante. Los avances en la crioconservación de ovocitos (óvulos congelación) han permitido a los científicos congelar los óvulos femeninos fecundados en sus años de máxima fertilidad. En el futuro, las inquietudes sobre la viabilidad de los óvulos de una mujer para concebir a mediana edad pueden llegar a ser discutibles.

-Las madres tardías reciben abundantes beneficios.
Las mujeres mayores de 40 pueden recibir muchos beneficios y recursos de la maternidad, que les permite hacer el máximo provecho de una mayor esperanza de vida. Después de haber esperado tanto tiempo, es más probable que se dediquen a estar saludables durante el embarazo y crianza de los hijos en el largo plazo.
Y, con el beneficio de una exitosa carrera detrás de ellas, son más propensas a tener mayor seguridad financiera y así ser capaces de proveer a sus hijos las necesidades económicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *