La miastenia grave es una enfermedad neuromuscular crónica que aparece en aproximadamente en 1 de cada 20.000 personas, y se caracteriza por episodios de debilitamiento de los músculos esqueléticos (voluntarios) del cuerpo. Se produce una parálisis muscular debido a que las uniones neuromusculares no pueden transmitir suficientes señales desde las fibras nerviosas a las fibras musculares.

Miastenia-gravis

En cuanto a su patogenia, en la sangre de la mayor parte de los pacientes se han detectado anticuerpos dirigidos frente a las proteínas que se encargan de transportar las sustancias químicas que indican a la fibra muscular que debe contraerse. De aquí que se cree que la miastenia grave es una enfermedad autoinmunitaria: los pacientes presentan una respuesta inmunitaria frente a sus propias proteínas de transporte.

Afortunadamente, en la actualidad casi todos los pacientes pueden reanudar una vida normal con un tratamiento adecuado.

En los momentos que se produce una exacerbación de la debilidad muscular, se suele administrar algún fármaco anticolinesterásico, que permite que se acumulen cantidades de acetilcolina mayores de lo normal en el espacio sináptico, y en un plazo de minutos se recupera casi del todo la función normal del músculo.

Si bien la enfermedad tiene una base biológica importante, el estado emocional del paciente influye mucho sobre la manifestación de la misma. Es muy importante acompañar los tratamientos físicos con un apoyo psicológico profesional para una mejor calidad de vida.

Además se debería evitar tener situaciones de estrés y mantener una vida activa. El sedentarismo y la inactividad pueden empeorar notablemente el cuadro.

1 comentario

  1. natali

    19 febrero, 2013 a 20:49

    mi nena tiene 7 años y tiene miastenia ocular yo quiero saber si lo que tiene ella es discapacidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *