Sabemos que el tabaco es nocivo y significa para el mundo millares de muertes al año. Pero lo que destacamos en la entrada de hoy son las consecuencias que tiene el tabaco en el corazón de la mujer, mucho peores, que las vistas en los hombres. El cáncer de pulmón y de boca, la hipertensión y las alteraciones de la memoria son algunos de los síntomas que surgen luego de varios años en la vida de las fumadoras.

Según dice el CNPT  (Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo) el tabaco provoca alrededor de 50.000 muertes por año en el territorio Español pero los efectos perjudiciales no solo constan de la bronquitis crónica, el cáncer de pulmón o faringe. A pesar de que hoy en día no se tiene en cuenta, el hábito del tabaco es el factor de riesgo más importante para nuestro corazón. Los infartos son tres veces más comunes en los fumadores y eso no es una casualidad.

El tabaco además de representar un factor realmente importante para el desarrollo de las patologías, tal parece que las secuelas son diferentes en ambos sexos. Investigaciones recientes nos cuentan que las mujeres fumadoras poseen hasta un 25% más de probabilidades de padecer una enfermedad coronaria y se trata de estudios realizados hace muy poco, en el 2010.

El análisis concluye que el riesgo cardiovascular incrementa un 2% por cada año que se fuma. Un dato para nada menor específicamente para las mujeres que según vimos tiene un mayor riesgo a sufrir enfermedades cardíacas que los hombres.

Obviamente la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular va ligada al número de cigarrillos que se fuma y los años que se mantiene el hábito los especialistas insisten en que el daño cardíaco puede revertirse en cinco años a niveles normales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *