El deporte es esencial para el bienestar físico y emocional. Sin embargo, existe un deporte en concreto que favorece la perfecta salud de la espalda. La natación es un ejercicio muy recomendable no sólo en verano sino también el resto del año porque además hoy día, la mayoría de las ciudades tienen una piscina cubierta adaptada y climatizada en los meses del frío.

400_1201320185_natacion

Los expertos recomiendan nadar durante una hora cada día para prevenir cualquier posible lesión de la espalda. Cuando una persona nada casi no tiene peligro de lesiones pero además, se activa un número de músculos muy elevado. Además, el agua produce la sensación de reducir la carga física sobre la columna vertebral.

Hoy día, además, muchas personas mayores aprenden a nadar gracias a los cursos impartidos en diferentes ciudades. Es decir, se trata de una actividad que también es muy saludable en la tercera edad. Una etapa de la vida que puede ser tan plena como cualquier otra. Pero además, mediante el deporte los mayores mitigan los efectos del envejecimiento y prolongan su calidad de vida.

Por otro lado, la natación también favorece la relajación por lo que se convierte en un hábito excelente para luchar en contra del estrés. El estrés es una emoción que afecta a un elevado porcentaje de la población actual, incluso los niños se ven sometidos a sobrecargas en sus obligaciones diarias.

No sólo es posible nadar en la piscina sino que durante el verano, muchas personas deciden disfrutar de sus vacaciones en la playa para poder tomar el sol y nadar en el mar. Un espacio abierto con oleaje en donde el ejercicio requiere más intensidad.

La natación es perfecta para la espalda pero también para las extremidades del cuerpo humano. Sin duda, merece la pena encontrar un espacio en el día a día para nadar en la piscina y desconectar de los problemas y preocupaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *