La obesidad en todo el mundo se ha más que duplicado desde 1980. Se estima que más de 1,4 billones de adultos tienen sobrepeso y más de 500 millones son obesos.
La obesidad es un factor de riesgo de muchas enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes y la pancreatitis.

Los investigadores creen que la obesidad está asociada con en estado crónico de inflamación de bajo grado, de tal manera que el sistema inmune del cuerpo está siempre activado. Esto se traduce en altos niveles de grasa asociada a citoquinas, o adipocinas. Las adipocinas proteínas de señalización célula-a-célula responsables de la respuesta inmune dañina que conduce a una grave inflamación y destrucción del tejido.

Una de estas adipocinas se llama interleucina-6 (IL-6). Los científicos de las Universidades de Illinois y California han descubierto que la IL-6 desempeña un papel fundamental en la prolongación de la pancreatitis aguda.
Usando un modelo animal, los investigadores demostraron que los ratones obesos desarrollaron más pancreatitis grave que los ratones de peso normal. Ellos fueron capaces de demostrar que los ratones obesos que no pueden producir IL-6 se recuperaron mucho más rápidamente de la pancreatitis aguda que los ratones obesos que se producen IL-6.

Esta investigación sugiere que los futuros fármacos dirigidos a adipocinas, en particular, la IL-6, podrían ser una herramienta importante para disminuir el riesgo de complicaciones graves en pacientes obesos con pancreatitis aguda. Esto podría ser un complemento importante a la actual terapia de apoyo no específico para la pancreatitis, la cual comprende sólo líquidos intravenosos y medicamentos para el dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *