La fibrilación auricular es un trastorno del ritmo ordinario del corazón. El ritmo normal de las aurículas desaparece y es reemplazado por contracciones rápidas e ineficaces. Esta anomalía repercute en los ventrículos, cuyas contracciones se hacen irregulares y más rápidas.

obesidad_2

Varios factores de riesgo han sido identificados: la edad avanzada, la diabetes, la hipertensión arterial, y las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, estas patologías están en alza, y se estima que el número de fibrilaciones auriculares podría multiplicarse por siete de aquí en diez años.

Para buscar soluciones preventivas, los cardiólogos se han preguntado si la obesidad podría representar un factor de riesgo independiente. Esta hipótesis es coherente en la medida en que la obesidad está significativamente asociada a otros factores identificados con certeza.

Con este fin, 5.300 voluntarios con una edad media de 57 años, de los cuales 3.000 eran mujeres, y sin sufrir ninguna patología relacionada con la fibrilación auricular, se sometieron a un estudio médico.

Tras un seguimiento de doce años, 526 personas sufrieron una fibrilación auricular. Los investigadores observan un aumento del 4% de riesgo de sufrir una fibrilación auricular cada vez que el índice de masa corporal aumenta de un punto.

De esta forma, comparándolo con las personas que tienen un índice de masa corporal normal, el riego de fibrilación auricular en los obesos es del 1,52 en los hombres, y del 1,46 en las mujeres. La obesidad provoca una dilatación de la aurícula izquierda.

Tan sólo queda verificar si la pérdida de peso disminuye el riesgo de fibrilación auricular. Si así fuera, la obesidad sería un factor de riesgo evitable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *