La obesidad ha sido vinculada a una serie de problemas de salud, incluyendo enfermedades del corazón, diabetes y ciertos tipos de cáncer, y ahora una nueva investigación agrega la somnolencia diurna excesiva a esta lista.

Los muy publicitados riesgos asociados con la somnolencia excesiva durante el día entre los adultos son los accidentes causados por conducir con sueño y accidentes de trabajo.
Los nuevos estudios relacionados encontraron que los principales impulsores de la somnolencia diurna son la obesidad y la depresión.

La ‘epidemia’ de la somnolencia es paralela a una epidemia “de obesidad y el estrés psicosocial”, según el autor del estudio, el Dr. Alexandros Vgontzas, de Penn State Hershey Sleep Research & Treatment Center.
La pérdida de peso, la depresión y los trastornos del sueño deberían ser prioridades para los profesionales de salud en materia de prevención de las complicaciones médicas y riesgos de seguridad pública asociados a este exceso de sueño.

Dos estudios incluyeron el mismo grupo de 1.741 adultos. De éstos, 1.173 no padecían excesiva somnolencia diurna cuando comenzaron el estudio y 222 sí.
La depresión y la obesidad fueron los principales factores de riesgo para el inicio de la somnolencia excesiva después de 7.5 años de seguimiento.
El aumento de peso fue el factor principal para el riesgo de la somnolencia diurna persistente durante el mismo período de tiempo.
La tasa de nueva aparición somnolencia excesiva fue del 8 por ciento, y la tasa de somnolencia diurna persistente fue del 38 por ciento. Cuando los individuos soñolientos perdían peso, se sentían menos cansados durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *