Investigadores han hallado que un receptor ultravioleta en la piel inmediatamente se sensibiliza y responde a la luz ultravioleta a razón de proteger contra el daño que causa este tipo de radiación.
Por lo tanto, la respuesta del bronceado en la piel ocurre mucho más rápido de lo que antes se pensaba. El descubrimiento de esta rápida respuesta biológica podría llevar al desarrollo de nuevos tipos de protectores solares.

piel-uv

Los investigadores hallaron que la exposición a los rayos ultravioletas A causan que las células productoras de pigmento en la piel generen pigmentos de melanina en un proceso que involucra la liberación de calcio. Esta respuesta se debe a la rodopsina, una proteína sensible a la luz que también se encuentra en la retina del ojo.

Los rayos UVA abarcan cerca del 95 por ciento de la radiación UV en la superficie terrestre, mientras que los rayos UVB abarcan el 5 por ciento. La melanina protege a la piel absorbiendo la radiación UV y convirtiéndola en un golpe de energía menos dañino.
Se halló que la piel de los humanos detecta la luz utilizando un mecanismo similar al que usa la retina, en una escala de tiempo significativamente más rápida de lo que antes se creía. Esto demuestra que tanto el ojo como la piel (los dos únicos órganos constantemente expuestos a la radiación solar) usan un mecanismo molecular parecido para decodificar la luz.

Se cree que la producción temprana de melanina disparada por la activación de rodopsina provee la primera línea de defensa contra el daño inducido por la luz ultravioleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *