La piel es el órgano más grande y sensible que tenemos y tan vital como puede ser el corazón y los pulmones. A diferencia de estos es visible, pero igualmente se ve afectada por el paso del tiempo. El desgaste te puede retardar o disminuir gracias a los tratamientos, en el instituto de belleza el cuidado de la piel ser uno de los principales objetivos.

the-infovisual-info-site-uses-images-to-explain-objects

No en vano es motivo de gran interés conservarla tersa y lozana, condición inherente para mantener un aspecto joven y atractivo.

La piel de una persona adulta tiene aproximadamente 15 mil centímetros cuadrados y peso de 5 kilogramos. Una piel bien tratada y cuidada suaviza las facciones y rejuvenece a cualquier persona.

Funciones de la piel:

 

La piel realiza una serie de funciones fundamentales, para la vida y la salud, como ser:

  1. Albergar, el sentido del tacto, la sensación de dolor, presión, frío o calor.
  2. Actuar como reguladora de la temperatura del cuerpo.
  3. La regularización la harán las glándulas sudoríparas, a cargo de las cuales está también el mantener la acuosidad del organismo.
  4. Absorber oxígeno, luz y agua imprescindible para la vida celular.
  5. Eliminar, sustancias nocivas, que también es un proceso propio de las glándulas sudoríparas.
  6. Proteger el cuerpo de la acción exterior. La protección que ejercen la queratina, la melanina y el pelo como elemento primordial.

Las distintas capas que componen la piel, son:

Epidermis: es la capa más superficial y por lo tanto es el estrato protector de las capas inferiores, de naturaleza más vulnerable.

Los estratos de los que se componen la epidermis son de interior a exterior:

Dermis: la función más importante de la dermis es la de nutrir la piel, de ahí la importancia de llegar a ella en los tratamientos estáticos.

Hipodermis: capa inferior de la piel que está totalmente cubierta por una tupida red de vasos sanguíneos y cuya primera misión es la de engrasar, formando y almacenando la grasa básica para el equilibrio de la piel. Por esta razón la elaboración de grasa, la hipodermis que nos aísla del frío y del calor, protegiendo la piel de las agresiones térmicas al tiempo que almacena elementos nutritivos para los otros estratos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *