La práctica de yoga resulta muy satisfactoria para un gran número de personas, muchas de ellas aquejadas de trastornos propios de la grandes ciudades, como el estrés, la ansiedad o el exceso de actividades. Numeros padres se plantean si la práctica también puede ser beneficiosa para sus hijos antes de que se vean afectados por sus mismos síntomas.

En este sentido, distintos estudios confirman que los resultados son muy beneficiosos en cuanto a la práctica de esta disciplina en la infancia, potenciando la tranquilidad y la alegría en la vida diaria de los niños, así como mejorando los resultados escolares.

yoga-ninos

Positivo a todos los niveles

En general el yoga es una práctica positiva para los niños, tanto en el plano físico como mental o psíquico.

Para empezar esta actividad, es necesario que el niño comprenda lo que debe realizar, y también es importante que a la larga aprenda a efectuarlo individualmente sin mediación de un adulto.

Las recomendaciones se refieren a una edad a partir de los cuatro años para comenzar ésta práctica.

Las primeras enseñanzas incluyen juegos, narraciones y otra serie de actividades combinadas con el aprendizaje de las diferentes posturas.

Beneficios de practicar yoga en los más pequeños

  • aprendizaje de técnicas de respiración 
  • aumento de la flexibilidad y la fuerza física
  • aprendizaje en técnicas de relajación
  • movilización de la musculatura
  • potenciación de aptitudes y valores como confianza, compasión, paciencia o tolerancia.
  • herramientas adecuadas para afrontar las turbulencias de la etapa preadolescente
  • mejora de la concentración
  • reafirmación de la autoestima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *