Cuando una persona debe estar mucho tiempo sentada o acostada por motivos de salud, hay zonas del cuerpo que reciben mayor presión de la habitual y por consiguiente la oxigenación de la piel y de los tejidos es insuficiente.

pielulcerosa

Complicaciones

En este caso la piel comienza por enrojecer, formándo ampollas que se rompen. Las úlceras pueden llegar a alcanzar mucha profundidad llegando hasta el hueso si no se produce un cambio significativo en cuanto a la posición del paciente.

Las úlceras por presión son dolorosas y se infectan con facilidad poniendo en peligro la vida de la persona. Por este motivo es muy importante la prevención. Tenga presente que es mucho mejor prevenir la úlcera que tratarla, porque será un proceso con riesgo y complicado.

Cómo prevenir las úlceras por presión

Los objetivos principales serán el cambio de postura y la facilitación del riego sanguíneo.

  • Cambiar de postura a la persona cada una o dos horas. Utilice almohadas y otros elementos de apoyo. Tenga mucho cuidado con los roces o las arrugas de la ropa o las sábanas, porque la piel está muy frágil.
  • La piel debe mantenerse limpia y seca en todo momento. El sudor, la orina o las heces pueden ser muy irritantes. Lávela con agua templada y jabón suave. Seque con pequeños golpecitos y nunca frote. Aplique crema hidratante.
  • Inspeccione la piel a diario, sobre todo en las zonas de mayor apoyo del cuerpo. Busque las zonas más enrojecidas que no se vuelven blanquecinas a la presión. Las zonas de mayor riesgo son: codos, talones, tobillos, caderas, hombros, espalda, nuca.

1 comentario

  1. maria

    8 Noviembre, 2014 a 14:13

    Gracias por publicar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *