Las personas que mantienen sus dientes y encías saludables con el cepillado regular podrían tener un riesgo menor de desarrollar demencia más adelante en la vida, según un nuevo estudio.

Un grupo de investigadores observó a cerca de 5 mil adultos mayores por un período mayor a 18 años y encontró que aquellos que informaron cepillarse los dientes menos de una vez al día tenían un 65% más de probabilidades de desarrollar demencia que los que se cepillaban diariamente.

La inflamación provocada por bacterias que causan enfermedad de las encías está relacionada con una serie de condiciones de salud, incluyendo enfermedad cardíaca, derrame cerebral y diabetes.
Y algunos estudios han encontrado que las personas con enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia, tienen más bacterias asociadas con enfermedad de las encías en el cerebro que las personas sin enfermedad de Alzheimer.

Se cree que las bacterias asociadas con enfermedad de las encías pueden entrar en el cerebro causando inflamación y daño cerebral. Por esto, el equipo de investigación se propuso estudiar si las buenas prácticas de salud dental a largo plazo podrían predecir una mejor función cognitiva en la vejez.

El nuevo estudio tiene, de todas maneras, algunas limitaciones y declaran que serían reacios a sacar la conclusión de que cepillarse los dientes sin duda impide desarrollar la enfermedad de Alzheimer.
Sin embargo, a pesar de las limitaciones, dijeron que el estudio es un paso importante hacia la comprensión de cómo el comportamiento y los hábitos pueden estar relacionados con la demencia.

2 comentarios

  1. roberto alonso

    26 septiembre, 2012 a 15:52

    no hago más que ver a “mi querida diabetes”, salir en todos lados relacionada con la EA. en esta ocasión por infecciones dentales (encías). pues que sepáis que, hace dos años aprox. me detectaron una afección gordísima en las encías/hueso, lo que me ha llevado a una extracción total de mi boquita, posteriormente un tratamiento para esa falta de hueso, 12 implantes y dos prótesis híbridas. ¿un caso aislado…?, puede que si… pero el que avisa no es traidor. ¿por que escribo esto?, por que mi madre siempre padeció bastante de la boca y no se la cuidó nada… por que a mi madre la diagnosticaron diabética hace unos 10 años y desde hace 5 o 6 años padece la EA, por que a mi me diagnosticaron diabetes hace tres años y hace dos me hicieron todo lo que describo más arriba. ¿os parece poco?. XXX.

  2. Alejandro López

    27 septiembre, 2012 a 8:48

    Diría que el estudio es muy interesante si bien no me parece que sea tan terminante, como tan a menudo la ciencia medicinal tradicional comete el error de apreciación . Me parece algo lógico en la evolución de una cierta neurosis por cualquier motivo adquirida el que el ente bacterial que se somatiza en la boca pase por digamos pendiente al vacío sin control de la persona como ente psicológico , psicosomatizante , que tal agente bacteriano termine pasando al cerebro por la íntima relación con el factor psicológico en si mismo que se atribuyera al cerebro, su cercanía con la cabidad bucal y no me parecería extraño que en el cerebro se instalara en la región que neurológicamente maneja el habla , al caso antes mencionado de mi parte de somatización bucal por represión social , del habla , y / o en el área cerebral que activa el proceso digestivo , también.
    Me refería al caso en que la persona como ser psicológico no controla sino que se deja llevar ya por su cierta neurosis de nuevo por motivo que fuera adquirida , la cual luego podría resultar en factor hasta preponderante de un alzheimer o demencia , no necesariamente antes se tornó en tal enfermedad siendo en su orígen una neurosis luego descontrolada .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *