Un nuevo informe afirma que los alimentos genéticamente modificados pueden dañar la salud e incluso causar cáncer, pero algunos expertos dicen que son una forma barata y saludable de poner comida en la mesa.

La modificación de la estructura genética de los alimentos no es un concepto nuevo. Durante siglos, los agricultores han mejorado nuestro suministro de alimentos por cruzamiento de diferentes tipos de plantas o animales para lograr nuevos organismos que tengan mejor sabor, rindan más, y crezcan en condiciones más difíciles. El resultado consiste en miles de diferentes cultivos que alimentan a miles de millones de personas.

Estas prácticas se limitaron por un tiempo a la combinación de características de organismos sólo de la misma especie. Hoy en día, debido a los avances en biotecnología, esto ya no es el caso. Ahora los científicos pueden modificar genéticamente especies diferentes para que compartan el mismo material genético. Por ejemplo, se puede cultivar maíz con un pesticida incorporado que puede matar insectos o sobrevivir aerosoles químicos.
Esta nueva tecnología tiene el potencial de revolucionar la forma en que se produce comida para alimentar a una población en crecimiento – pero ¿a qué coste?

maiz

Estos avances han preocupado a los consumidores y activistas. Aunque las intenciones pueden ser para bien, los efectos de estos alimentos son controvertidos.
Un estudio francés reciente señala que esta práctica no es segura. Según lo que encontraron, el NK603 es un tipo de maíz modificado genéticamente para tolerar un herbicida de uso común, que elimina las malezas circundantes, pero que también estaría presente en pequeñas cantidades en los alimentos que comemos. Los científicos alimentaron ratas con NK603 que contenía niveles de herbicida y encontraron que las ratas desarrollaron tumores masivos eventualmente después de siete meses y murieron antes que los animales alimentados con una dieta “regular”.

5 comentarios

  1. segundo asensio suar

    18 octubre, 2014 a 12:43

    nunca puede ser barato un GMO…jamas.

  2. Marc

    18 octubre, 2014 a 17:14

    Además, se utiliza muchísima más cantidad de herbicida que en los productos sin modificar, ya que los diseñan resistentes a herbicidas para poder así gastar más estos productos y que no mueran las plantas. Buscad información sobre qué efectos está teniendo en la población en las plantaciones de soja transgénica en Argentina y otros lugares de America del Sur. Es alarmante la cantidad de enfermedades monstruosas relacionadas con este negocio criminal.

  3. Enrique Toscano Unzueta

    18 octubre, 2014 a 18:18

    Muy interesantes y aleccionadores sus mails. Respecto a los alimentos genéticamente modificados; cómo distinguirlos en los diferentes mercados a los que tenemos acceso, que en el caso de las grandes ciudades son múltiples opciones ? Gracias de antemano por su respuesta o comentario.

  4. Marc

    18 octubre, 2014 a 21:14

    Hay algunos, como la soja, que si no vas a comprarlo a una tienda o supermercado eco/bio y que lleve el sello identificativo de producción ecológica (algunas tiendas especializadas en este ramo también te cuelan a veces productos no ecológicos, hay que estar al tanto con el sello), será casi al 100% modificada, casi ocurre lo mismo con el maíz. Lo ideal sería comprar en estas tiendas o supermercados todos los productos que ingerimos que fueran ecológicos, pero no están al alcance de cualquiera. Hasta alimentarse bien lo han convertido en un lujo.

  5. Marta

    19 octubre, 2014 a 10:43

    Los alimentos ecológicos a parte de no ser sostenibles contaminan mucho más que la agricultura tradicional, está calculado que la contaminación sólo de la producción de leche a nivel mundial contamina más que todo el tráfico terrestre de coches y si la producción de leche es ecológica aún contamina más debido el metano expulsado de las vacas. El supuesto gen NK603 mata ratones es sólo un gen que es expresado en el maíz y por tanto no puede ser expresado en otro organismo como los humanos por comerlo, por eso que la supuesta sustancia cáncerigena no puede afectar a un humano por comer un gen que tiene el maiz no tiene ningún sentido es más lo que está más demostrado que es cancerigeno es el pesticida que normalmente se usa para el maíz, eso si que nos puede causar cáncer. Es por eso que la biotecnología y los pesticidas de origen natural tienen más sentido que la agricultura y ramadería ecológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *