La mayoría de los seres humanos llevan años de una mala alimentación, se come alimentos refinados, sobre cocidos y saturados con aceite y grasas. Con estas comidas el cuerpo no puede procesar los minerales adecuadamente, entrando estos al colon desde el intestino delgado como desechos en lugar de ser nutrientes. La gran cantidad de carne, lácteos y harinas son la causa de grandes producciones de mucus y de una materia fecal dura y viscosa, con el consiguiente estreñimiento que estos provocan.

terapia-colonica

La acumulación de mucus es difícil de expulsar y cuando esto ocurre queda en las paredes del colon como una goma formada por sucesivas capas que con el tiempo se convierte en una dura costra. El cuerpo no puede eliminar las capas espesas de mucus por sí mismo y así es arrastrado durante toda la vida de una persona como una carga tóxica.
La irrigación o terapia colónica consiste en un baño interno de agua que barre del colon materia fecal antigua incrustada y venenos tóxicos. En este método no hay molestias ni presión interna, es sólo un fluir de agua hacia afuera y hacia adentro del colon. Al mismo tiempo un masaje abdominal es dado para estimular al colon a recuperar su tonicidad perdida y su natural movimiento peristáltico.
A menudo el contenido del colon es tan duro y compacto que resulta difícil desalojarlo, en ese caso el tiempo necesario para aflojarlo será mayor. Algunas personas no obtienen el resultado esperado en el primer lavado colónico, necesitando de varias sesiones para lograr un resultado óptimo. La Irrigación colónica es más efectiva cuando se ayuda con ejercicio y una dieta antimucosa rica en frutas frescas, vegetales y ciertas hierbas. La serie sugerida es de seis lavados colónicos en un período de 3 semanas. Cuando el colon se encuentre limpio es aconsejable una sesión cada dos o tres meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *