La terapia hormonal es un tema muy controvertido porque el estrógeno ha demostrado disminuir el riesgo de osteoporosis, vaginitis y síntomas asociados con la menopausia. Pero también se ha vinculado con el aumento del riesgo de ciertos tipos de cáncer, como cáncer de mama y de útero, e incluso aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

La-terapia-hormonal-puede-ser-un-arma-de-doble-filo
Además, la terapia con estrógenos se ha observado que puede afectar adversamente la glicoproteína plasmática soluble, la viscosidad del plasma, y la ​​sensibilidad a la insulina, junto con la activación de células endoteliales.

Hay tres receptores importantes en estrógeno que están ligados a mecanismos y procesos del cuerpo diferentes. Uno de los receptores se encuentra en el pecho y el tejido uterino. Por lo tanto, cualquier estrógeno que se adhiera a este receptor se ha relacionado con el desarrollo de cáncer de mama y un tejido uterino que puede derivar en cáncer.
El otro receptor de estrógeno está relacionado con el sistema esquelético, ya que le permite estrógeno ayudar en el fortalecimiento de los huesos.
El receptor final se relaciona con el sistema cardiovascular. En algunos casos, mujeres con enfermedades en las arterias y el corazón, han experimentado un empeoramiento de síntomas por el estrógeno.

Hay mucha polémica detrás de las enfermedades cardiovasculares y la terapia hormonal, ya que algunos estudios han revelado que las mujeres que estaban más cerca de la menopausia tenían un riesgo menor de desarrollar enfermedad cardiovascular en comparación con las mujeres que se encontraban antes de la menopausia.
Por lo tanto, la terapia hormonal parecería actúa como un facilitador para las enfermedades cardiovasculares en las mujeres que son más jóvenes.

1 comentario

  1. laura rico

    30 mayo, 2012 a 18:02

    hola,vera yo keriasaber como podria acceder al tratamiento hormonal,sin tener k pasar x un diagnostiko,o diagnostiko negativo,en esos casos,k puedo hacer para cambiar mi cuerpo o modificarlo. gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *