Un estudio reciente halló que las niñas pre-adolescentes son más propensas que las adolescentes más grandes y las mujeres adultas a experimentar efectos secundarios después de recibir la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), Gardasil.
Sin embargo, los efectos secundarios no son graves y son similares a los asociados con otras vacunas.

Investigadores estadounidenses encuestaron a cerca de 900 niñas y mujeres jóvenes, con edades entre los 11 y 26 años, dentro de las dos semanas después de recibir la inyección de la vacuna Gardasil en la parte superior del brazo. La vacuna protege contra la infección por VPH, que se transmite sexualmente y puede causar cáncer de cuello uterino.
Setenta y ocho por ciento de las pacientes reportaron dolor al recibir la vacuna, el 17 por ciento informó de moretones o cambios de color; 14 por ciento informaron de hinchazón en el sitio de la inyección, el 15 por ciento reportó mareos, y 1 por ciento de las chicas se desmayaron.

Los Centros de EE.UU. para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan la vacunación de tres dosis de Gardasil para niñas de 11 a 12 años, para las niñas mayores y las mujeres (de 13 a 26) que no recibieron la vacuna cuando eran más jóvenes, para niños de 11 a 12 años, y para niños mayores y hombres (de entre 13 y 21) que no recibieron la vacuna cuando eran más jóvenes.
El estudio halló que las niñas tienen algún conocimiento acerca de la vacuna, pero que necesitan saber más. Si estas niñas y sus padres supieran qué esperar, es probable que tuvieran menos miedo de recibir la vacuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *